Ella, retrato forzado de un objetivo militar


11 de Septiembre de 2001. Sandra se amarró los zapatos deportivos, se despidió de su mamá y trotó hasta la puerta. Abrió, se giró para lanzarle un beso, y cerró. A punto de girarse, Luis le tapó los ojos.
-¿Quién soy?
-Ay, Luis. Hola, ¿cómo va? ¿Listo para hacer ejercicio?
Luis asintió con la cabeza y caminaron unos metros antes de empezar a trotar.
Llegaron cerca del Estadio Anastasio Girardot. Algo comentó Luis sobre un partido y Sandra se puso las manos en las rodillas para descansar. Habían trotado ya bastante, habían hecho un buen ejercicio. Ahora, estiramientos. Luis miró a la base militar “El Pesebre”, que estaba cerca. Había escuchado ruidos. Le tocó el brazo a Sandra para que se percatara y ambos se sorprendieron cuando tres uniformados con la cara cubierta caminaron de frente hacia ellos.
-Caminen hacia allá –el militar señaló la cerca, les indicó que debían cruzarla. Los demás los miraban también, tenían sus armas. Sandra las miró. Luis la miró a ella y ambos fueron obligados a caminar hasta adentrarse en el silencio de la base.
-Ahora ustedes van a tener relaciones –los demás soltaron unas risitas macabras.
Sandra y Luis no entendieron la orden hasta que los militares los amenazaron con sus armas. Los cañones les daban directo en las sienes.
Los obligaron a desvestirse. El frío de la mañana les pegó en la piel por un segundo; era en realidad el miedo el que les ponía la piel de gallina.
-Traiga la cámara.
Uno de los militares salió corriendo, Sandra lo miró sin entender al principio. “Nos van tomar fotos”. No había escuchado bien lo que murmuraban. Luis tenía el terror plantado en su cara.
El militar que se había ido, volvió. Tomaron a Sandra por los brazos y piernas, la obligaron a ponerse de una forma, de otra. Sólo se oían las risas macabas y los sollozos de Luis. Flashes, una toma, otra toma.
Los militares obligaron a Luis a tocarse. Luis sólo sacudía la cabeza, negándose a los designios de los demonios frente a él. Uno de los ellos avanzó entonces y tumbó a Sandra sobre el suelo, le puso el fusil en la boca y luego entró con su miembro en ella, desgarrándola. Sandra vio sus ojos y en un acto de bravura, mientras el ruido de la cámara lo llenaba todo, le descubrió el rostro y dejó a la vista a su verdugo.
Nunca olvidaría esa cara. El militar se levantó, se arregló los pantalones y les ordenó que se vistieran. Los obligaron a andar de nuevo hacia afuera de la base y los amenazaron si contaban cualquier cosa. Allí, de pie en la calle, fuera de la base, entendieron que no podían quedarse callados.

Violencia y Miedo, ¡sin ficción!

La historia es uno de los tantos casos sobre el realismo poco mágico que viven cientos de mujeres víctimas de violencia sexual por parte de miembros de Fuerzas Armadas Colombianas y otros actores armados en Colombia.
Narración teniendo como base un Informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. INFORME No. 82/08, PETICIÓN 477-05, SOLUCIÓN AMISTOSA, X Y FAMILIARES Vs COLOMBIA, 30 de octubre de 2008. A la fecha de la publicación del informe el caso continuaba impune, ningún militar había sido sancionado ni juzgados por los hechos cometidos. (Ver: http://www.cidh.org.oas)
La semana pasada se hizo público otro caso de una niña en Arauca que fue víctima de violencia sexual y posteriormente asesinada con sus dos hermanitos por parte de miembros de las fuerzas militares.Entonces, la pregunta de Violeta continúa ¿Cuántos años y cuántas vidas faltan para el Estado y la Justicia?, Actúen!!!

Anuncios
Explore posts in the same categories: Editoriales -Memoria escrita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: