Retratos: Estrella pinta su cuerpo


El frio: un factor ajeno, invisible, transformador, y en muchos casos también trasgresor, en especial para la población que ha salido desplazada de forma violenta de sus comunidades, de sus familias y de su cultura. Mujeres indígenas en Bogotá se ven obligadas a vestirse diferente, dejar atrás sus ritos, sus costumbres para protegerse de lo inmediato, el frío. Los colores diversos de sus trajes han sido desplazados por abrigos sin color. Algunas comunidades que solían pintarse partes del cuerpo con jagua  han tenido que dejarlo atrás, han tenido que cubrir sus piernas, sus brazos, para sobrevivir al frio.

La Jagua es un árbol  nativo de las Antillas, Centroamérica y Sudamérica hasta Paraguay, cuyo fruto se extrae el jugo que sirve de tinta para hacer los dibujos en el cuerpo. La permanencia de los dibujos es de un promedio de 8 a 15 días. Pintar figuras con jagua es una práctica cultural y ancestral que se encuentra en riesgo de extinción como efecto del desplazamiento forzado. Hoy, las comunidades lejos del rio, de los árboles y de la intensidad del sol de su región, han tenido que responder al afán por sobrevivir con nueva ropa, hábitos y, por lo tanto, alimentar el riesgo que extingue su cultura.

Hace un par de días, tuve la oportunidad de conocer a Estrella. Estrella pintó su cuerpo por primera vez, lejos del sol. La intensidad del sol se la arrebataron hace varios años a su familia cuando fueron desplazados por grupos armados. Estrella es una niña indígena de la comunidad Wounaan-Nonam, tiene 3 años de edad, nació en el Papayo, en el litoral del San Juan, en Chocó. Sin embargo, a pocos meses de su nacimiento su familia fue desplazada, motivo por el cual ha pasado la mayor parte de su vida en el frio bogotano. Estrella a su edad todavía no conoce el significado de los dibujos hechos con jagua por su madre. Sin embargo, existen grandes posibilidades de que con los años no lo entienda, en tanto la mayoría de los ritos de su comunidad están en riesgo.

La madre de Estrella tiene 24 años, habla español con dificultad, y para sobrevivir hace artesanías. Se enfrenta a un injusto dilema:  aprender español, lograr empoderamiento económico y social para conseguir otras fuentes de sustento; o proteger su cultura, su lengua y vivir en la pobreza extrema en Bogotá. Dicho dilema es el sacrificio de su propia cultura, pero sigilosamente está haciendo aceptado por mujeres y hombres indígenas, en tanto existen pocas medidas para proteger sus riquezas culturales y sus ritos. 

 Mientras Estrella crece en un ambiente indiferente a los ritos propios de las comunidades que viven cerca al Rio San Juan en Chocó, su rostro indígena sigue intacto. Estrella parece confundida, algunas personas le hablan español y otros, lengua nativa. Ella poco habla. Ella juega mientras una joven líder indígena trata de explicar la importancia de mantener los ritos y hábitos que se tenía en la comunidad cuando vivía cerca al Rio San Juan.

La pérdida de la cultura es una forma de violencia que camina invisible por el afán de sobrevivir de las poblaciones indígenas en Bogotá. A tal punto que algunos de ellos ni siquiera lo perciben. Por supuesto, la responsabilidad es del gobierno colombiano que no ha dispuesto medidas suficientes para el retorno. Más allá de señalar culpables, me pregunto qué medida, qué reparación le puede devolver a Estrella el derecho de vivir cerca de su sol, al rio, a los árboles y poder recuperar todos los colores, los trazos y los ritos de su comunidad. La respuesta parece un cubo de hielo, se derrite con indiferencia sin dejar rastro ni solución. Estrella tendrá que dejarse abrazar por el frio bogotano por más tiempo, mientras su familia hace un esfuerzo por darle el calor necesario para crecer como parte comunidad Wounaan-Nonam.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías gracias a la organización Vía Plural[1]. 
[1] Vía Plural ha emprendido la tarea de hacer un esfuerzo en Bogotá por rescatar las prácticas culturales y empoderar a las mujeres. Las fotografías han sido tomadas en un evento realizado el 30 de septiembre de 2010, en el Museo del Oro, con el objetivo de mostrar, explicar y recuperar los trazos con jagua que se realiza la comunidad Wounaan-Nonam.  


Viviana Bohórquez Monsalve

Anuncios
Explore posts in the same categories: Editoriales -Memoria escrita

One Comment en “Retratos: Estrella pinta su cuerpo”

  1. Javier Says:

    Que fotos tan hermosas!!! Que estrellita tan luminosa!! Que tragedia tan espantosa…y al parecer inevitable :(…La extinción de un lenguaje equivale a la destrucción de un mundo. Gracias por compartirnos al menos un pedacito de esa maravillosa cultura que debe se la comunidad Wounaan-Nonam…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: